martes, 7 de agosto de 2007

LA AVENTURA DE LA JUBILACION CON APOYO PSICOLOGICO

"El paso hacia la jubilación se está convirtiendo cada vez más en una materia de atención de los especialistas. La ayuda psicológica para sobrellevar este cambio ha mostrado positivos resultados".
Una experiencia interesante es la del Programa de Preparación Psicológica para la Jubilación desarrollado por Sra Vania Skoknic, psicóloga de la Universidad de Chile y de PERSIST LTDA., y un equipo de profesionales quienes dirigen www.personamayor.cl
En el marco de un estudio, este programa se aplicó dentro de una empresa sólo a algunos de los funcionarios que estaban a punto de jubilar.
Meses después se compararon las vivencias del primer año de jubilación de las 23 personas que habían participado en el programa con las de las 35 que no lo habían hecho.
El 44% del primer grupo (que si participó) evaluó esta etapa como un "tiempo propio" para hacer actividades motivantes; sólo el 23% del segundo grupo dio esta respuesta.
El primer grupo manifestó es menor medida que el segundo una preocupación exagerada por la salud (7% versus 9%).
Un mayor porcentaje del primer grupo, en relación con el segundo, dijo aprovechar este tiempo para disfrutar de su familia (12% versus 4%).
Asimismo, los del primero dijeron realizar con agrado las tareas del hogar después de haber llegado a acuerdos con sus cónyuges.
La Preparación Psicológica para la Jubilación
En este estudio se revisan las acciones y programas de intervención llevados a cabo por los psicólogos, en diferentes países, para contribuir a enfrentar con éxito las condiciones de vida que el adulto mayor experimenta durante su jubilación.
Se analiza el concepto de vejez y el proceso de jubilación desde diferentes perspectivas.
Se exponen los resultados obtenidos en un Programa de Preparación Psicológica para la Jubilación, comparando dos grupos de trabajadores (n = 75), un participante en el Programa y otro grupo similar al anterior, no participante , desde la perspectiva de los cambios obtenidos en la calidad de vida del jubilado.
Especialmente, en la aplicación de conocimientos prácticos obtenidos durante la intervención, para prevenir o retrasar alteraciones de la salud psicológica o física. (neurosis, depresión, deprivación, dificultades psicosomáticas entre otros) mediante la aplicación de estrategias cognitivas conductuales propias de la psicología aplicada.
Los resultados obtenidos muestran que el grupo participante en el Programa, un año después, muestra mayor satisfacción con su jubilación (43,4%), sin ansiedad o depresión. más capacidad para convivir con la familia (12,3% versus 4,4% de los no participantes) y uso más inteligente de su tiempo propio (44,3%).
Finalmente se comenta la importancia preventiva que tienen estos programas de intervención psicológica para contribuir a disminuir el fuerte costo económico que significa para los sistemas previsionales, especialmente del Estado, el porcentaje creciente de adultos mayores sin la orientación y preparación que requiere esta nueva etapa vital.
En este sentido, el desafío para el psicológico consiste en el diseño de programas y de modelos de intervención que contribuyan a la economía de los recursos destinados al cuidado del adulto mayor, privilegiando la prevención de alteraciones de la salud psicológica y sus secuelas físicas y la orientación y consejo para la calidad de vida durante la jubilación.

II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento
La Solidaridad intergeneracional
En la Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento realizada en España, en abril de 2002, los países participantes, incluido Chile, aprobaron un Plan de Acción sobre el Envejecimiento. En este Plan internacional se señalan una serie de medidas, a ser consideradas por los países, con el fin de responder a los problemas que plantea el envejecimiento, ya que, hoy, la sociedad mundial es más vieja que en ningún otro momento de la historia humana.

La solidaridad intergeneracional fue uno de los temas tratados en la Asamblea, destacándose la importancia de que todos los sectores de la sociedad, incluidos los gobiernos, promuevan y fortalezcan los lazos entre las generaciones.

La Política Nacional para el Adulto Mayor, aprobada en 1996, consideró, entre sus principios inspiradores, la solidaridad, como uno de los valores en que se deben apoyar las acciones hacia el adulto mayor. No hay que olvidar que nuestra sociedad, con su desarrollo tanto en lo social, como en lo económico cultural y político, es fruto del trabajo de los adultos mayores, y es la herencia que dejan a las generaciones que siguen.

Es en la familia, en la vida cotidiana, el lugar donde debe vivirse el amor y la solidaridad, expresada en una actitud de acogida, respeto y valoración de los más jóvenes hacia sus adultos mayores. Asimismo los adultos mayores deben mantenerse activamente integrados a la familia porque muchas son las acciones que en este ámbito pueden aportar. En su calidad de abuelos (as) con afecto y la experiencia acumulada, pueden apoyar en la crianza de los nietos, con su sabiduría pueden guiar a los más jóvenes, son asimismo transmisores del pasado histórico y familiar.

Por esto hay que trabajar, por lograr una mirada positiva y generosa hacia la vejez, de manera de ir instalando en cada familia sentimientos de reciprocidad entre las generaciones, es decir, devolver la mano al que envejece por todo lo que aportó a la sociedad y acoger lo que hoy el adulto mayor puede seguir aportando.